Boda de Laura y Curro

Conociendo a Laura y Curro ya nos imaginábamos la boda de ensueño que tendríamos que preparar para ellos, querían expresar a todos sus amigos y familiares lo mucho que se quieren, lo enamorados que están el uno del otro, y lo felices que son junto a sus dos peques “Juanito que ya se está convirtiendo en un hombrecito muy guapo y el pequeño Curro que nos enamora a todos”.

Curro en el principio de la planificación delegó en Laura. Si a ella le gustaba algo a él también, así son los enamorados, sin poner pegas, pero cuando se acercó la fecha de la boda, Curro puso toda la carne en el asador y se encargo de la música, coches etc, son muchas cosas las que hay que preparar para tener una boda tan bonita y romántica como la tuvieron ellos,  Curro trabajo duro.

Laura trabajando,  cuidando de los peques  pero con toda la ilusión del mucho preparando los detalles de su boda, me encanta ver a las novias tan llenas de ilusión por su gran día, invirtiendo tiempo, con todas las ganas del mundo de que llegue el día de su boda y dar el Si quiero al amor de su vida.

Tengo muy buenos recuerdos de la planificación de la boda de Curro y Laura, a Laura la conozco desde que era una adolescente, siempre cariñosa y sonriente, no se puede ser más bonita, y a Curro lo conozco desde que empezaron su historia de amor. Siempre pienso que mi trabajo es el más bonito del mundo, siempre rodeada de personas que se aman tanto como ellos, celebrando su amor y gritando a los  cuatro viento que se quieren! ¿hay algo más bonito en el mundo?

Cada detalle meditado, cada momento de la boda consensuado entre los dos, reunión tras reunión, risas de por medio con el pequeño Currito que no puede ser más listo en su pequeñito cuerpo,  recuerdo con tanta emoción y alegría esas reuniones en la casa de Yoli, la mamá de Laura y mi gran amiga!, que me volvería  a ese preciso instante para volver a disfrutarlo nuevamente.

Recuerdo el día en que  Yoli me dijo  “Laura se casa y quieres que le organices tu la boda”, Ay Dios mi que ilusión me hizo saber que Laura se casaba, Laura con su sonrisa incansable,  de cabellos negros ahora se casaba, llegaba su gran día. El tiempo pasa y la vi crecer, ella sabe que la quiero un montón y la emoción me llenó los ojos de lagrimas de felicidad por  saber de su boda, tanto es así que su mamá me dijo “¡te has emocionado!  no podía ser de otro modo, y además quería que yo le organizara su boda, fue un momento que se quedará grabado en mi memoria, un momento que me eriza la piel y me hace sentirme muy feliz.

Ahora Laura ahora es toda una mujer, bella por dentro y bella por fuera, la mejor mamá de mundo y por supuesto la mejor esposa para Curro que es sin duda su media naranja.

Parece que me he centrado en Laura, es normal, para mi ella es muy muy especial. Tengo que reconocer que ha sabido elegir bien, la vida le ha puesto en su camino al hombre perfecto para ella Curro es caballero, generoso y sobre todo está locamente enamorado de Laura , y sobre eso no hay nada más que añadir, el amor si duda lo llena todo,  nos hace ser mejores personas, y lo damos todo por la persona amada, así es Curro el complemento perfecto para mi preciosa Laura.

Del día de la boda las imágenes lo muestran todo por si solas, y en este caso me voy a atener a esa famosa y efectiva frase,  “una imagen vale más que mil palabras”, en el caso de la boda de Laura y Curro no podría explicar con palabras lo bonito de ese día, la magia de esa boda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario