Boda en un bosque encantado

He dejado la boda de E&J para sea nuestro primer post del año, fue una boda muy romántica y pensé que sería perfecto volver a disfrutar de ella,  volver a rememorar ese precioso día de boda ………….

En un bosque encantado, emoción en las caras de los invitados, Jordi nervio,  ya sabemos que  el novio siempre deja sus nervios para  el último momento, era extraordinariamente bonito ver el brillo de sus ojos, “recibe a los invitados, incluso los acompaña a lugar escogido con mimo para la ceremonia civil , vuelve y de nuevo desaparece va a abrazar a amigos y familiares”. Todo listo, invitados cada uno en sus asiento,  Maestra de Ceremonia en su lugar, y damos paso al novio del brazo de la madrina y comienza esta bonita historia de amor.

Veo a Jordi llegar al altar, y salgo veloz a buscar a Esther, llego y paro en seco, veo a Esther preciosa, con su vestido de novia hecho a medida para ella, a nadie le podía haber quedado mejor. Alta, rubia, majestuosa, aprieta sus dedos, son momentos de calma tensa pues ya no hay nadie al rededor, solo ella, el padrino, la dama de honor y el fotógrafo en la distancia. Mientras camina  nota  la  expectación de los invitados,  sonríe, respira hondo, suena la música y entra la novia, recorrer el pasillo hacia el altar donde la recibe Jordi.

Han planeado durante muchos meses su boda, han planificado hasta la última coma, y ahora están ahí en el altar cara a cara, manos entrelazadas y  lagrimas de alegría, lagrimas de una emoción que embarga a ambos, el amor es así, se siente y te desborda.

Habíamos estado buscando el lugar perfecto para dar el Si Quiero!, hasta que Esther descubrió este bosque, un bosque encantado ideal  para una ceremonia de cuento. Recuerdo que antes de la boda fuimos allí, y vimos como los rayos de sol atravesaban las ramas de lo arboles, el lugar era increíble se respiraba paz, Esther lo vio claro, Aquí! aquí quiero casarme!

Termina la ceremonia de cuento, y todo son risas, besos, lagrimas contenidas y en el amor está en el aire. Esther y Jordi han cambiado su emoción por felicidad completa, y por sus besos sabemos que tienen que tener un momento de intimidad solo para ellos, para decirse cuanto se aman y cuanto significa el uno para el otro, que Esther sin Jordi ya no es la misma persona, y Jodi necesita a Esther para seguir viviendo.

David de Biasi,  se los lleva para aprovechar esos momentos íntimos y captar preciosas instantáneas que veréis en este post. David de Biasi que además de ser uno de los grandes en la fotografía contemporánea, me hace este precioso regalo; me pasa esta fotos tan increíbles.

Empieza el coctel, los invitados durante la ceremonia ya han vislumbrado que va a ser un día grande, el Catering Goyo, con Raúl al frente tiene todo preparado, con mucho gusto la decoración y sobre todo con ricos y muy vistosos entrantes. Con el banquete Esther y Jordi también querían sorprender a sus invitados…….

Aquí  paro y en el próximo post prometo contaros y colgar fotos del resto de la boda. Lo hago porque no soy capaz de hacer una selección de foto, un resumen, todas me parecen tan bonitas que para no cansaros, haré un II parte de la boda de Esther y Jordi.

Si quieres celebrar tu boda y quieres que este llena de momentos únicos puedes ponerte en contacto no nosotros sin ningún compromiso.