Pienso en la boda de Macarena y Alberto y lo primero que me viene a la mente es una sensación de fiesta en la playa, sal y color, llena de diversión, os cuento….

La primera vez que Alberto contactó conmigo me dejo perpleja y con ilusión de poder organizar esa boda, Alberto me contó que sería una “Boda Sorpresa” para la novia, que ella no sabría nada hasta el mismo día de la pedida de mano que sería el mismo día de la boda, Ay!!! como me ilusioné, ya me imaginaba el tipo de planificación que tendríamos que realizar, era un reto importante para nosotros, teníamos que hacerlo muy bien para que Macarena quisiera dar el Si Quiero en ese preciso instante, sin tener idea de que se casaba.

Alberto me dijo que el motivo de hacer una boda sorpresa para Macarena, era sencillamente demostrarle al 100% que si se quería casar con ella, que no iba a ser un paso más en la relación de pareja, sino que él también estaba convencido de contraer matrimonio con ella y estar juntos todo el resto de sus vidas..

Estoy convencida que de  esta preciosa boda en la playa de Bolonia haré más de un post, pues os tengo que contar muchas cosas, de como teníamos que hacer para que Macarena no sospechara de nada, lo bien que lo hicieron los 120 invitados que a ninguno se le escapó ningún tipo de comentario, todo el amor y cuidado que Alberto puso en cada detalle, siempre pensando en lo que le gustaría a Macarena, ya os digo que  seguro que os prepararé otro post con todo esta información sobre la planificación de la boda sorpresa, pero hoy quiero centrarme en el “Viento”

Si quiero hablaros del viento, veo que es vuestra gran y casi primera preocupación, y en muchos casos  más incluso que el presupuesto. De todos es sabido que toda la zona de Cádiz es de mucho viento, sobre todo viento de Levante, y en esta boda sorpresa de Alberto y Macarena no podía ser menos, y el viento también hizo acto de presencia, a nosotros ya nos nos asusta y comenzamos a decorar la ceremonia civil en Bolonia, cierto es que no nos preocupa tanto como a vosotros, pero si que tenemos que tomar más precauciones a la hora de decorar una ceremonia con un día de viento. Lo primero es saber convivir con el viento, además soy de la opinión que un poco de viento viene bien; primero nos alivia un poco de la calor y los invitados a la boda lo agradecen y más cuando es una boda en la playa,  luego está el momento fotos que con viento queda muy natural todo, a mi me parece muy bonito cuando  en algún momento la novia  queda con el pelo suspendido en el aire, es super bonito tener ese mágico moviendo natural, que despeja el alma y nos limpia.

En la boda de Alberto y Macarena además de apuntalar el altar de Bambú  con vientos como se usaban en las antiguas tiendas de campaña, (ahora Decatlón tiene una muy sofisticadas a las que no les hace falta), usamos también  picas de más de 50 centímetros de profundidad las apuntamos a la tierra y de este modo el altar de Bambú queda sujeto, pero luego tenemos el problema con las telas del altar,  son muchos metros  y al haber viento hacen efecto cometa y se pueden romper, ¿que hacemos cuando hay viento? “nos adaptamos a climatología”, de nada vale luchar contra él, de nada vale lloriquear perderíamos parte del disfrute de una boda, ¡nos aclimatamos! y adaptamos el diseño a lo que la naturaleza nos propone ese día. Esa es nuestra filosofía y la que me gustaría trasmitiros a vosotros, si no se puede pone el altar en “este lugar,” se pone en el otro, si la barbacoa no se puede dejar en el espacio pensado para ella, la ponemos en otro, si las telas no cubren todo el altar, pues que cubran solo una parte, lo importante es trabajar con muchos amor, dejarlo todo bonito para que los novios podrías dar el si Quiero!! más hermoso jamás  pensado, incluso haciendo viento de Levante.

Meditando me digo a mi misma; “por supuesto que todos queremos una boda muy muy bonita para nuestro gran día”, yo soy la primera que quiero ofreceros un escenario ideal, pero voy un paso más allá, ¿de que serviría que yo como organizadora y decoradora de eventos os preparara un escenario idílico, costoso y muy majestuosos si vosotros no disfrutéis de él?¿si vosotros no sois felices en vuestro día de bodas porque las cosas no son exactamente como la habéis planeado?, piénsalo, el viento no es un inconveniente para tu boda, el viento es un invitado más!! un invitados esperado, apreciado del cual podemos sacar mucho partido si nos aliamos a él.

En las fotos de Alberto y Macarena veréis que hace viento de Levante, veréis también lo bonita que fue su boda, el viento y la sal nos dejaron grabado en la piel las historia de amor de Alberto y Macarena, y como veis el viento no fue un impedimento para celebra una Impresionante Boda.